fbpx

Alerta

La democracia en América Latina se encuentra en una encrucijada preocupante. Save Democracy, sobre la base del análisis de diversas variables, diagnostica un peligroso bajo nivel de desarrollo democrático en la región. La decepción económica, la creciente desigualdad y degradación social, agravados por la pandemia, afectan la confianza de la ciudadanía en el sistema político provocando el surgimiento de espasmos de regresión democrática y tendencias autoritarias.

Frente a estas circunstancias, el desafío regional es encarar esa difícil realidad a través del Estado de derecho, la división de poderes y las garantías constitucionales. Ninguna impaciencia política o social debería afectar la relevancia de la Constitución de cada país.

Consideramos es imperativo que la Carta Democrática Interamericana recupere relevancia y la Organización de Estados Americanos desempeñe un papel más activo. Es hora de llamar la atención cuando existen síntomas de inclinaciones autoritarias a través, entre otros, del control por el Poder Ejecutivo de los respectivos Parlamentos, del Sistema Judicial, limitaciones a las libertades individuales y reducción al Estado de derecho. Varios países atraviesan desviaciones delicadas con perspectivas de reducir a la democracia de América Latina a una simple liturgia electoral.

La persistencia de la dictadura venezolana, el autoritarismo en Nicaragua y El Salvador, ponen de manifiesto situaciones límites que merecen la máxima condena. Otros países de la región se encuentran en derivas populistas que pueden inclinarse a comportamientos autocráticos como podría ser el caso de Argentina y México. En Brasil está en riesgo el pluralismo político. La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú enfrenta a dos candidatos con antecedentes autoritarios. Las elecciones constituyentes en Chile muestran una fuerte debilidad de los partidos políticos tradicionales. Las movilizaciones sociales en Colombia, con alto grado de violencia, ponen en evidencia un clima que enturbia a la democracia. El presidente de Ecuador acaba de asumir con un parlamento fraccionado que podría dificultar la gobernabilidad.

Estos, ejemplos entre otros, destacan la urgente necesidad de revertir el desencanto latinoamericano con la democracia y prevenir los riegos de implosión. Save Democracy espera contribuir a ese propósito alertando a la comunidad internacional y promoviendo una mayor conciencia ciudadana que coadyuve a la consolidación de la democracia en América Latina.

Vivir en democracia es asumir riesgos, el mayor de todos es no advertir a tiempo los peligros de perderla.